Aguas Consumo Humano

Las aguas de consumo humano y las instalaciones que las suministran deben cumplir toda una serie de criterios sanitarios para garantizar la salud del consumidor (Real Decreto 140/2003).

El agua que utilizamos para beber, cocinar, lavarnos, así como la utilizada en la industria alimentaria (fabricación, conservación, limpieza, etc.) puede verse alterada por contaminantes físico-químicos y microbiológicos que en mayor o menor medida la inhabiliten para un uso concreto.

Nuestro laboratorio de análisis de agua, mediante las analíticas de potabilidad en grifos, depósitos, equipos de osmosis, máquinas de hielo, fuentes con filtros de carbono activo, etc. evaluamos el cumplimiento de la normativa vigente y les asesoramos en la identificación y resolución de posibles problemas.