Pozos y fuentes

El uso de agua procedente de pozos particulares y de fuentes naturales es una actividad frecuente que requiere de una vigilancia especial.

Al tratarse de aguas no tratadas y estar influenciadas por el entorno que las rodea:
tipo de suelo
actividades agrícolas o ganaderas
vertidos industriales
contacto con animales...

se debe verificar su idoneidad antes de darle un uso concreto, ya sea
el consumo
el riego
la limpieza
etc.

El análisis regular de sus parámetros físico-químicos y microbiológicos nos permiten mantener una información histórica actualizada de la calidad del agua con la que poder tomar decisiones respecto a su utilización.