Alimentos

La calidad microbiológica de los productos alimentarios es fundamental desde el punto de vista de la salud del consumidor y de su conservación y vida comercial.

Cocinas centrales, caterings, comedores de colegios, restauración y hostelería... toda actividad de explotación alimentaria debe velar por el cumplimientos de los criterios microbiológicos establecidos en el Reglamento (CE) 1441/2007.

Los análisis microbiológicos se realizan para detectar agentes patógenos (Salmonella, Listeria monocytogenes, Staphylococcus aureus...) o indicadores (aerobios, coliformes...) que nos alertan de una contaminación que puede llegar a comprometer todo el proceso productivo o de elaboración.

De este modo se verifica la adecuación de los planes de APPCC establecidos así como el programa de Limpieza y Desinfección y, en caso que sea necesario, se proponen nuevas medidas de control y de mejora de los servicios.