Balnearios

A pesar de que los balnearios han sobrepasado ya la exclusividad de la función medicinal, ésta sigue siendo su actividad primordial.

 

Debido al tipo de instalaciones, principalmente de agua, y al cliente potencial que los visita con posibles problemas de salud o inmunodepresión, estos establecimientos están sujetos a una normativa específica que regula los requisitos técnicos y administrativos que deben cumplir.

 

Periódicamente deben realizar controles de la calidad microbiológica y físico-química de las diferentes aguas utilizadas con fines termo-medicinales así como de las características higiénico-sanitarias de sus instalaciones (playas de piscinas, vestuarios, etc.).